7/03/2017

Esto es real...

Comienza la historia con dos personas. Dos personas que se conocieron de una manera muy peculiar. Una de esas maneras que siempre dicen que no va a funcionar. 
Pero les funcionó. 
Todo pasó muy rápido, su primera salida, su primer beso (seguido de otros dos, igual de tímidos que el primero), la primera vez que se tomaron de las manos. Una le miro directo a los ojos a la otra, haciendo una pregunta de forma especial. La pregunta marcó el comienzo de algo diferente, ese algo que llaman amor. Sí, se enamoraron. ¡Vaya que se enamoraron! Todo fue muy rápido, pero eso no les importó. Eran felices, muy felices. No se podían ver tan a menudo como querían, pero cómo disfrutaban esos pocos minutos que pasaban juntas. 
Pasaron 365 lunas y 365 soles. 
Seguían amándose, incluso más que al principio. Cada día un poquito más, se decían. 
El tiempo siguió pasando. Las cosas comenzaron a tambalear. Ambas empezaban a dudar. 
Seguían queriéndose, lo sabían bien, pero ¡qué desastre! Con todo lo que pasó, lo comenzaron a olvidar. 
Una se pensaba: ¿valía la pena olvidar todo y dejarlo atrás? 
La respuesta no se sabe.
La historia continuará.

2 comentarios:

  1. Muy hermosa, era lo que necesitaba en estudios días de lluvia.

    Con cariño

    ResponderEliminar