5/17/2016

Ruptura...

Estás lastimada y no encuentras una cura,
te bañas en agua tibia, te perfumas la piel,
sales de paseo tratando de distraerte,
te reúnes con amigos, ríes tontamente
pero el corazón, obstinado en su dolor, sigue herido.
Te sumerges en la calidez de tu cama,
escuchas música agradable,
lees cosas interesantes, comes chocolate,
tomas café con whisky, acaricias a tu gato
pero no consigues apartarlo de tu mente.
Evitas las redes sociales,
no das información específica cuando te preguntan por él
y le pides a todos que traten de hacerte la ruptura
algo más fácil, en vez de complicártelo
con sus ansias enfermizas por entrar en detalles...
Sueñas con el día en que estés completamente bien,
miras todos los relojes deseando dejar atrás
todo el malestar que pretende hundirte en la miseria
y respiras con ganas, intentando cambiar el aire pesado
que te agobia en el pecho y los pulmones.
Estás lastimada, y solo quieres sanar,
para poder mirar a la gente
sin que nadie te observe con lástima...
-Olivia Ismael.

No hay comentarios:

Publicar un comentario